10 de enero de 2008

Cuidados de Enfermería en la Esquizofrenia

La Esqizofrenia es un conjunto de trastornos que se manifiestan por alteraciones características del humor y de la conducta. Los tipos principales son:

- Simple: Se caracteriza por una pérdida lenta e insidiosa de la volición , la ambición y los intereses, que da origen a deterioro de los procesos mentales y de las relaciones interpersonales y a un ajuste en un nivel inferior de funcionamiento.
- Hebefrénica. Caracterizada por desorganización del pensamiento, poco afecto e inadecuado, idiótica y manerismo; con frecuencia entraña manifestaciones hipocondriacas.
- Catatónica.
1) Variedad excitada —se caracteriza por actividad motora excesiva y a veces violenta y excitación;
2) Inhibida que se caracteriza por inhibición generalizada que conductualmente se revela por estupor, mutismo, negativismo y flexibilidad cérea.
- Esquizoafectiva. Se caracteriza por una mezcla de síntomas esquizofrénicos y relación o depresión intensas. Paranoide. Se caracteriza por ideas delirantes de persecución o grandiosidad, alucinaciones, a veces religiosidad excesiva, y conducta hostil o agresiva.
- Crónica, indiferenciada. Síntomas esquiozofrénicos mixtos (o de otros tipos), junto con alteraciones del pensamiento, afecto y conducta.

El pronostico es mejor: 1) cuando el paciente tiene antecedentes de buen ajuste social, laboral y sexual; 2) cuando el inicio de la enfermedad es agudo, o 3) si hubo un evento desencadenante. Ohsérvese también que el paciente probablemente estará tomando medicamentos, como tranquilizantes mayores o anupsicótlcos.


Conductas o problemas:


Conducta retraída o inhibida.
Conducta regresiva.
Ansiedad en incremento, agitación
Disminución de la autoestima.
Pérdida de los limites del yo —incapacidad para percibir o diferenciar el concepto de sí mismo de los elementos del medio exterior
Alucinaciones
Ideas delirantes
Pensamiento desorganizado, ilógico
Respuestas emocionales inadecuadas o insuficientes
Trastornos de la volición y de la actividad dirigida a objetivos
Malas relaciones interpersonales
Dificultad para entablar comunicación verbal
Exageración (le las respuestas a los estímulos
Agresión hacia sí, otras personas o propiedades
Alteraciones del sueño, fatiga
Trastornos del apetito, nutrición insuficiente
Conflictos sexuales
Estreñimiento
Trastornos menstruales
OBJETIVOS A CORTO PLAZO

Nutrición suficiente, regularidad de los emuntorios, reposo adecuado y activi-dad segura.
Mantener al paciente en un ambiente de seguridad.
Entablar comunicación y crear confianza. Ayudar al paciente a participar en la comunidad terapéutica.
Aumentar la capacidad del paciente para comunicarse con los demás.
Disminución de las alucinaciones, las ideas delirantes y otros síntomas psicóticos.
Reducir la lesión o la actuación de impulsos.
Aumentar la autoestima.
OBJETIVOS A LARGO PLAZO

Identificar y utilizar las fuerzas y las poten-cialidades, y desarrollar una mejor imagen de si mismo.
Alcanzar y mantener un nivel máximo de funcionamiento.
Hacer que el paciente acepte y se encare con eficacia a la enfermedad -—su natu-raleza a largo plazo, la necesidad de se-guir tomando los alimentos, etcétera.
PLAN DE CUIDADOS DE ENFERMERíA
1.- Disminuir la conducta inhibida; proporcionar una actividad estructurada dirigida a objetivos:

Pasar el tiempo necesario con el paciente aun cuando éste no pueda responder verbalmente o lo haga en forma incoherente. Dirigir nuestro interés y cuidado.
Prometer sólo aquello que se pueda cumplir en forma realista.

Brindarle la oportunidad para que aprenda que sus sentimientos son válidos y no difieren mucho de los demás

Limitar el ambiente del enfermo para aumentar sus sentimientos de seguridad.

Asignar los miembros del equipo terapéutico que atenderán al paciente.

Comenzar con interacciones una a una, y después hacer avances para que el paciente pueda integrarse a pequeños grupos según los tolere (introducirlo lentamente).

Establecer y conservar una rutina cotidiana; explicarle toda variación de ésta al paciente.


2.- Aumentar la autoestima del enfermo y los sentimientos de valía:

Proporcionarle atención en una forma sincera y con interés.
Apoyarle en todos sus éxitos —cumplimiento de responsabilidades dentro del servicio, proyectos, interacciones con los miembros del equipo terapéutico y otros pacientes, etcétera.

Ayudar al paciente a mejorar su aspecto; auxiliarlo cuando sea necesario par que se bañe, se vista, procure el lavado de sus ropas, etcétera.

Auxiliar al paciente a aceptar la mayor responsabilidad por su aseo personal en la medida que pueda hacerlo (no hacer por el paciente lo que él pueda hacer por si mis mo).

Pasar el tiempo suficiente con el enfermo.



3.-Orientar al enfermo en la realidad:

Reorientar al paciente en persona, lugar y tiempo según sea necesario (llamarlo por su nombre, decirle el nombre de la enfermera, indicarle en dónde se encuentra, darle la fecha, etc.).

4.- Incrementar la capacidad del enfermo para diferenciar entre el concepto de sí mismo y el ambiente externo:

Ayudar al paciente a distinguir lo real y lo que no lo es. Valorar las percepciones reales del enfermo y corregir los errores de sensopercepción en una forma que esté apegada a los hechos. No argumentar con el paciente la poca validez de sus percepciones ni tampoco darle apoyo para las mismas.

5.- Ayudar al paciente a restablecer los límites del yo:


Permanecer con el paciente si tiene miedo; a veces tocar al paciente puede resultar terapéutico. Evaluar la eficacia dcl uso del contacto físico en cada enfermo antes de usarlo en forma consistente.
Ser sencillo, honrado y conciso cuando se hable con el enfermo.

Hablar con el paciente de temas concretos y simples; evitar las discusiones ideológicas o teóricas.

Dirigir las actividades para ayudar al paciente a aceptar la realidad y a mantenerse en contacto con ella; usar la terapia recreatlva ocupacional cuando sea apropiado.


6.- Asegurar un medio ambiente de seguridad para el enfermo.
Reafirmnar al enfermo que el medio ambiente tiene seguridad explicándole los procedimientos que se siguen en el servicio, las rutinas, las pruebas, etc., en una forma breve y simple.
Proteger al enfermo de tendencias autodestructivas (retirar objetos que puedan utilizarse en conductas autodestructivas).

Percatarse de que el paciente está tramando acciones que sean nocivas para sí mismo y para los demás en respuesta a las alucinaciones auditivas.



7.- Conservar un ambiente seguro, terapéutico para los demás pacientes.

Retirar al paciente del grupo si su conducta se vuelve demasiado abigarrada, molesta o peligrosa para los demás.
Ayudar al grupo de enfermos a aceptar la conducta ‘extraña” del paciente recién llegado: dar explicaciones simples al grupo de pacientes cuando sea necesario (por ejemplo, “el paciente está muy enfermo en este momento; necesita de nuestra comprensión y apoyo”).

Considerar las necesidades de los demás pacientes y planear que por lo menos un miembro del equipo terapéutico se encuentra a disposición de los otros enfermos si es que se necesitan a los demás para atender al paciente recién llegado.



8.- Ayudar al enfermo a superar su conducta regresiva.
Recordar: La regresión es un retorno propositivo (consciente o inconsciente) a un nivel más bajo de funcionamiento —un intento de eliminar la ansiedad y restablecer el equilibrio.
Evaluar el actual nivel de funcionamiento del enfermo y partir desde ese punto para su atención.

Establecer contacto con el nivel de conducta del enfermo, después tratar de motivarlo a que abandone su conducta regresiva y se integre a una conducta de adulto. Ayudarlo a identificar las necesidades o sentimientos no cumplidos que producen la conducta regresiva. Alentarlo a que exprese estos sentimientos y ayudarle a aliviar la ansiedad.

Iistablecer objetivos realistas. Marcar los objetivos y expectativas cotidianos.

Procurar que el paciente se percate de lo que de él se espera.