12 de enero de 2008

Planes de Cuidados de Enfermería en las Ideas Delirantes

PLAN DE CUIDADOS DE ENFERMERIA

1.- Ayudar al paciente a sentirse seguro y aceptado en la medida de lo posible.


2.- Construir una relación de confianza.


Ser sincero cuando se hable con el enfermo. Evitar comentarios vagos o evasivos.
Ser consistente en la fijación de las expectativas, reglas de reforzamieno, etcétera.

No prometer lo que no se pueda cumplir.

Alentar al paciente a que hable con la enfernedad, pero no obligarlo a obtener informes en forma cruzada.

Explicarle los procedimientos que se van a llevar a cabo (tratar de asegurarse de que el enfermo entiende el proceso).


3.- Ayudar al paciente a aumentar su autoestima

Darle retroalimentación positiva para sus éxitos.
Reconocer y apoyar los logros cumplidos del enfermo (por ejemplo, actividades o proyectos terminados, responsabilidades cumplidas en el servicio o interacciones iniciadas.

Hacer que el paciente participe en actividades con una sola persona al principio, después en pequeños grupos y gradualmente irlo integrando en actividades de grupos mayores.

4.- Disminuir la ansiedad y los temores del paciente; ayudarlo a sentirse con mayor tranquilidad.

Reconocer las ideas delirantes del paciente como percepciones del ambiente.
Al principio, no argüir con el enfermo ni tratar de convencerlo de que sus ideas son falsas o irreales.

lnteractuar con el enfermo con base en cosas reales; no insistir en el material delirante.

Mostrar empatia en cuanto a sus sentimientos; darle apoyo dc su presencia y aceptación.

No ser prejuicioso y hacer bromas respecto a sus creencias.

5.- Ayudar al paciente a reconocer sus ideas delirantes como tales.

Nunca dar a entendet al paciente que se aceptan sus ideas delirantes como parte de la realidad.
Directamente intervenir con dudas respecto a las ideas delirantes tan pronto el paciente dé muestras de que puede aceptarlo. No discutir con él pero sí presentar una relación detallada de hechos en cuanto a la situación como uno la ve.

Intentar explicar las ideas delirantes como un problema en la vida del enfermo: ¿puede el paciente apreciar que sus ideas delirantes interfieren con su vida?


6.- Ayudar al paciente a descubrir formas más sanas de tratar con sus sentimientos de ansiedad, temor y disminución de la autoestima, independientes de las ideas delirantes.

Animar al enfermo a expresar sus sentimientos; apoyarlo en sus intentos de decir su ansiedad, temores, etc., en forma directa.
Buscar junto con el enfermo distintas formas de expresión y de enfrentamiento a sus sentimientos; ayudarlo a encontrar otras maneras más eficaces y aceptables para él.


7.- Disminuir o eliminar las ideas delirantes respecto a comida y alimentación:
—que otros se privan de alimento cuando el paciente come;


Sentar al enfermo con un grupo de pacientes que también se encuentren tomando sus alimentos.
El paciente puede comer si se coloca la comida donde los miembros del equipo terapéutico no puedan observar la alimentación del paciente.

Puede ser útil ayudar al paciente alimentando con una cuchara.


—que los alimentos se encuentren contaminados:

Los platos, tazas y utensilios desechables puden ser dle utilidad.
El alimento puede ser traído del hogar del paciente.

Puede ser útil si los miembros del equipo terapéutico toman sus alimentos en compañía del paciente.

Servir los alimentos en recipientes que el paciente pueda abrir (por ejemplo, envases de cartón para la leche).

Servir los alimentos sin mondar o abrir (como papas, huevos, naranjas, plátanos o uvas) y dejar que el paciente observe su preparación o permitir que él mismo los prepare.


—que el alimento se encuentre envenenado.

Es muy importante ganar la confianza del paciente.
Dejar que otros pacientes (o miembros del equipo terapéutico) sean servidos y comiencen a comer antes que el paciente para que éste pueda tomar los alimentos.

Puede ser útil dejar que el paciente ayude a servir la comida.

Dejar que el paciente seleccione sus propios alimentos de una cafeteria.

Siempre sugerir, en formas verbales o no verbales, que el paciente podrá encontrar agradable la alimentación.

Advertencia: Algunas de las medidas antes citadas pueden ser útiles para aumentar la ingesta nutricional del enfermo, pero deben efectuarse sin que de alguna manera puedan aprobar su sistema delirante. Deben hacerse en forma no intrusiva y al principio cuando el estado nutricional del enfermo se encuentra muy alterado. A medida que se desarrolla la relación de confianza, poco a poco se introducirán otros alimentos y más procedimientos sistemáticos.

2 comentarios:

javier dijo...

hola priemro felicitaciones por tu blog tratas un tema muy dificil de llevar no tan solo para los enfermos sino tamboen para el personal sanitario. Te animo a seguir con este trabajo y no dejes de publicar sobre este tema.
un saludo. JAVI

Isabella dijo...

muchas gracias me sirvio de mucho.