30 de enero de 2008

Psicoterapia individual

¿Qué es la Psicoterapia?

Nuestro cerebro almacena datos desde la infancia y lo hace, en un primer momento, sin seguir método alguno para clasificarlos u ordenarlos, hasta que, poco a poco, se van adquiriendo las normas de clasificación de dichos datos.

Estos datos de información están presentes continuamente y nos sirven para entender el mundo que nos rodea y poder movernos en el de una forma adaptativa, es decir, comprendiendo y asimilando las normas sociales, laborales y familiares.

Pero nadie nos enseña cómo utilizar y clasificar los datos, es decir cómo procesarlos correctamente para que no se produzcan desórdenes en nuestro cerebro.

Muchas veces, por desconocimiento de su funcionamiento, el mal uso de estos datos deriva en trastornos mentales que pueden ser leves o intensos según los casos. Para decirlo en un lenguaje mas coloquial, nuestro cerebro viene sin manual de instrucciones. Si se nos permite un símil gastronómico es como si todos tuviéramos los ingredientes para cocinar un pastel, pero nadie nos ha dado la receta, de modo que no sabemos si todos ellos son necesarios, en que cantidad utilizarlos o cuando sacar el pastel del horno.

Continuando con el ejemplo, resulta obvio que no todos los cerebros adquieren a lo largo de la vida la misma cantidad ni calidad de información; sin embargo establecer cuales son los correctos procesos de pensamiento para utilizar esos datos no es más que aprender una metodología para estructurar, distribuir, clasificar, graduar, ajustar y finalmente armonizar la información.

Todo esto conforma las claves de la psicoterapia. Conseguir introducir un método o programa de pensamiento propio que pueda optimizar el uso de los datos, que enseñe a pensar para adaptarse sin dificultad a las circunstancias psicosociales individuales y que en definitiva clasifique y relacione esa inmensa biblioteca desordenada que es nuestro cerebro.

Gracias a esto conseguiremos, en primer término, aumentar nuestra calidad de vida incrementando el bienestar mental y adaptándonos mejor a posibles situaciones complicadas que la propia vida o las relaciones sociales nos impongan.

Este es el verdadero trabajo y función de la psicoterapia. Es una técnica simple de entender, no obstante necesita mucha práctica, conocer el funcionamiento de nuestro cerebro y prepararse y entrenarse con un profesional de la psicoterapia.


¿Cuál es la verdadera utilidad de la psicoterapia?

No utilizaremos aquel tópico de alcanzar la felicidad, porque resulta un concepto demasiado genérico y aséptico; nos vamos a centrar en una finalidad muy concreta; aprender a no sentirse mal.

Algo tan liviano como esto y sin embargo tan difícil de conseguir en nuestros días; sería conceptualmente el objeto más preciado que un ser humano pueda conseguir para si mismo.

La psicoterapia aplicada con rigor, criterio y por profesionales experimentados obtiene, sin duda alguna, resultados probados en esta línea. Sentirse mentalmente sano, tranquilo, bien con uno mismo y con la capacidad de conseguir todos los logros sociales que uno se proponga, es la utilidad principal de una psicoterapia.


¿Qué efectos produce en nuestro cerebro?

Las tomografias cerebrales han demostrado que, efectivamente, la psicoterapia funciona.

Esta técnica ha permitido ver que después de una sesión de psicoterapia el cerebro esta mas activo y funcionan áreas distintas a las que funcionaban antes de la sesión. Lo que significa que se ha producido un efecto de estimulación y de aprendizaje.

A nivel bioquímico, entrenar al cerebro a que funcione de manera más correcta y más sana, esta permitiendo que se consuman menos neurotransmisores (también está comprobado que cuando se reduce el nivel de alguna de estas substancias, por ejemplo la serotonina, aparecen síntomas como sensaciones de abatimiento, tristeza, fatiga, sensación de perdida de autocontrol y en el peor de los casos trastornos de ansiedad y depresión).

La psicoterapia entrena al cerebro para que no consuma o desgaste en exceso los neurotransmisores manteniéndolos en unos niveles adecuados para la salud.

De esta forma las personas bien entrenadas por medio de una psicoterapia manifiestan encontrarse mejor en todas las situaciones de la vida, experimentan una sensación de alivio, de tranquilidad, de "quitarse un peso de encima", de "ver las cosas claras", de control de las emociones y estabilidad en su estado de animo.

Sensaciones muy satisfactorias que acompañan, después de cada sesión, durante unos días hasta que con el tiempo y el entrenamiento psicoterapeútico se convierten en permanentes haciendo que las personas que han realizado la psicoterapia experimenten una mejoría en su calidad de vida y un bienestar impensable antes de realizar este tratamiento.


¿Sirve realmente para curar trastornos psicológicos?

Los problemas psicológicos tienen solución. Se ha comprobado que la psicoterapia es un método muy eficaz, por si misma, para curar ciertos trastornos como obsesiones, ansiedad, angustia, miedos fobias, inseguridad, timidez, bloqueos y, asimismo, es parte fundamental y complemento imprescindible en el tratamiento psiquiátrico de problemas como depresión, trastornos de personalidad, alcoholismo, anorexia, bulimia, etc.


¿Que es una sesión de psicoterapia?

Una sesión de psicoterapia es, básicamente, una sesión de rehabilitación y entrenamiento del cerebro.

En ella se trabaja para corregir los errores en el funcionamiento cerebral detectados por el profesional en el diagnostico inicial. Estos, suelen ser errores o equivocaciones en la forma de pensar (de pensamiento) o en el enfoque (de filosofía de vida).

Estos errores pueden tener efectos nocivos, por ejemplo es posible que originen malestar, inquietud o ansiedad, trastornos que, a la larga, pueden conducir a conductas o actitudes perjudiciales para nuestra vida, con los problemas personales y sociales que esto puede acarrear.

Además pueden producir alteraciones en el estado de animo que pueden llevarnos a sufrir sensaciones muy desagradables e incluso incapacitantes como, por ejemplo, depresiones o bloqueos emocionales.



La psicoterapia comienza identificando estos errores. En la gran mayoría de los casos la persona no es consciente que su forma de pensar o su filosofía de vida, es la que le genera malestar, alteración y determinados síntomas.

Sintomatología que suele achacar a otras causas habitualmente externas. Esto se produce porque la persona ha pensado así todo su vida y cree, erróneamente, que pensar así es normal por el mero hecho que lleva toda su vida haciéndolo.

En la psicoterapia lo primero que se hace es encontrar estos errores, identificarlos como tales y conseguir que el paciente sea plenamente consciente de ellos.

Una vez que se han identificado estos errores, a veces muy sutiles, se comienza la labor de rehabilitación entrenando a la persona para que piense de una manera mas sana.

Para esto se realiza una reflexión conjunta y razonada con el terapeuta, acerca de los planteamiento insanos que presente el paciente, que posibilite que el paciente aprenda a reconocerlos y posteriormente los erradique. Al mismo tiempo se intenta que comprenda y acepte conceptos terapéuticos y que los entrene y automatice enseñando de esta forma al cerebro a pensar con estos datos y conceptos nuevos, consiguiendo de esta forma un funcionamiento sano de su cerebro y beneficiarse de esta forma de todos los beneficios psicológicos que esto conlleva.


¿Cuál es el trabajo del psicoterapeuta?

La labor del psicoterapeuta es dirigir a la persona en este proceso rehabilitador, reflexionando con él, proporcionándole datos técnicos ya sea de psicofisiologia o psicobiología, de funcionamiento cerebral, de psicopatología o de su experiencia como profesional para que, poco a poco y gracias a todos estos datos, el paciente encuentre, libremente, la forma de pensar, sentir y actuar mas adecuada y sana para el y, posteriormente, entrenarle hasta que se implante y automatice este nuevo tipo de procesamiento.


¿Cuántas sesiones de psicoterapia son necesarias?

Cada persona es diferente y, por lo tanto, reacciona de forma distinta al proceso terapéutico, por lo tanto el numero de sesiones que cada uno necesita, depende del tipo de problema que se presente y lo arraigado que esté, de las características de personalidad, de la capacidad de aprendizaje, de la actitud ante el tratamiento y de muchas variables más.

Es decir cada persona necesita un número de sesiones distinta, pero cuanto más se trabaje y mejor sea la predisposición al tratamiento mas corto será este.

Siempre hay que tener en cuenta que cada sesión de psicoterapia es un día de entrenamiento para conseguir la rehabilitación total del error que se quiera corregir y cuanto más se trabaje en esta sesión menos quedaran.

Tenga en cuenta que el cerebro se entrena con constancia y de esta forma se soluciona cualquier problema psicológico.


¿Qué actitud ha de tener quién realiza una psicoterapia?

Es conveniente al iniciar una psicoterapia tener en cuenta una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos a que esta sea más eficaz, son las siguientes:


La psicoterapia es un proceso, esto significa que dura un tiempo, en el cual debes procurar hacerla extensiva a todas las áreas de tu vida. NO la limites al tiempo de la consulta.


Piensa que el cerebro se entrena al igual que el cuerpo y que con la práctica puedes mejorar tu estado de ánimo, tu autocontrol, tu capacidad para enfrentarse a los problemas, tu adaptación al medio social y solucionar de forma más sencilla y tranquila situaciones que ahora te puedan parecer difíciles o desagradables. Tienda a pensar de forma descriptiva y a ser posible emplea el sentido del humor todas las veces que puedas.


Trabaja contigo mismo fuera de la consulta siguiendo las directrices que se marquen. Esto acelerará la mejoría.


El cambio de conductas requiere un serio trabajo personal. Esfuérzate en la medida de lo posible.


Colabora con el terapeuta indicándole claramente todo aquello que sientes que te beneficia y aquello que notas que no te resulta de utilidad. Pregunta todo sobre lo que tengas dudas; esto será de gran ayuda para él y para ti mismo. NO SEAS PASIVO.


Cuanto más sincero seas contigo mismo y con el terapeuta más beneficios personales alcanzaras.


Adopta una actitud positiva ante la terapia, piensa que siempre hay solución a los problemas (que no se vea en un primer momento no significa que no la haya) solo hay que buscarla de manera adecuada y, aveces, con la ayuda de otra persona.


No pierdas la predisposición al aprendizaje y mantén siempre una actitud permanente de escucha. Es la auténtica clave para mejorar y elevar la calidad de vida.


No te subestimes. Aunque estés pasando un mal momento piensa que es posible superarlo. Otras personas lo han hecho y tu también puedes hacerlo. Eres una persona valiosa que tiene capacidad para hacer lo que te propongas.


Piensa que cambiar la conducta, los pensamientos y las emociones es un arte y que cada persona requiere su tiempo y sus técnicas. TEN PACIENCIA, el tener prisa no hace llegar antes, más bien entorpece.


Se responsable de tu tratamiento. La psicoterapia es un proceso que requiere una frecuencia constante en los contactos con el terapeuta, romper este ritmo significa retrasar la curación. No faltes a las consultas que tengas programadas mientras dure tu terapia, pues esto puede perjudicar seriamente el desarrollo de la misma.


No aceptes todo lo que se te diga como si fuera norma de fe, pero tampoco lo rechaces, adopta una aptitud de escucha activa y de reflexión profunda, sobre todo lo que se hable en las sesiones y discútelo sin agresividad. No luches ni te enfrentes con el terapeuta, él está ahí para ayudarte.


Por ultimo es muy importante encontrar al terapeuta adecuado, aquel que te dé confianza (que sea un profesional colegiado) con el que te entiendas y tengas buena relación, si no es así no dudes en cambiar y buscar la persona adecuada para ti.