11 de febrero de 2008

ESQUIZOFRENIA

Definición Volver al comienzo

Es un trastorno mental en el cual es difícil para la persona diferenciar entre experiencias reales e irreales, pensar de manera lógica, tener respuestas emocionales normales ante los demás y comportarse normalmente en situaciones sociales.

Causas, incidencia y factores de riesgo Volver al comienzo

La esquizofrenia es una enfermedad compleja y enigmática. Aún los expertos en el campo no están exactamente seguros de cuál es su causa y algunos médicos consideran que el cerebro puede ser incapaz de procesar la información de la manera correcta.

Los factores genéticos parecen jugar un papel importante, ya que las personas que tienen miembros de la familia con esquizofrenia pueden ser más propensas a presentar la enfermedad. Algunos investigadores creen que los sucesos en el ambiente de una persona pueden desencadenar la esquizofrenia; por ejemplo problemas durante el desarrollo intrauterino (infección) y el parto pueden aumentar el riesgo de sufrir esquizofrenia posteriormente en la vida.

Los factores psicológicos y sociales también pueden jugar un papel importante en la aparición de esta afección. Sin embargo, el nivel de apoyo social y familiar parece influir sobre el curso de la enfermedad y puede ser protector contra la recaída.

Hay cinco tipos reconocidos de esquizofrenia: catatónica, paranoide, desorganizada, indiferenciada y residual. Las características de la esquizofrenia incluyen su inicio típico antes de los 45 años, la presencia continua de los síntomas durante 6 meses o más y el deterioro a partir de un nivel previo de funcionamiento social y ocupacional.

Las personas con esquizofrenia pueden tener una variedad de síntomas. Por lo general, la enfermedad se desarrolla lentamente durante meses e incluso años. Inicialmente, los síntomas pueden ser imperceptibles; por ejemplo la persona puede sentirse tensa, tener problemas para dormir o tener problemas de concentración. Las personas se vuelven aisladas y retraídas, no hacen ni conservan amistades. A medida que la enfermedad progresa se presentan síntomas psicóticos como:

Delirios: creencias o pensamientos falsos sin fundamento real
Alucinaciones: escuchar, ver o sentir cosas que no están presentes
Pensamiento desordenado: "saltos" de pensamiento entre tópicos totalmente inconexos; la persona puede hablar incoherencias
Comportamiento catatónico: comportamiento motor extraño marcado por una disminución de la reacción al entorno o hiperactividad que no guarda relación con el estímulo
Afecto plano: una apariencia o estado de ánimo que no refleja emoción alguna
No hay una característica única que esté presente en todos los tipos de esquizofrenia. Los factores de riesgo comprenden antecedentes familiares de esquizofrenia. Se cree que la esquizofrenia afecta alrededor del 1% de la población en el mundo y parece presentarse en promedios iguales entre hombre y mujeres, pero las mujeres tienen un inicio más tardío, por esta razón los hombres tienden a sumar más de la mitad de los pacientes en los servicios con una elevada proporción de adultos jóvenes. Aunque el inicio de la esquizofrenia clásicamente se presenta a principios de la adultez, se conocen casos del trastorno con inicio tardío (más de 45 años).

El inicio de la esquizofrenia en la niñez se presenta después de los 5 años y, en la mayoría de los casos, después de un desarrollo relativamente normal. La esquizofrenia en los niños es poco común y puede ser difícil diferenciarla de otros trastornos generalizados del desarrollo en la niñez como el autismo.

Síntomas Volver al comienzo

Tipo catatónico:

Trastornos motores
Estupor
Negativismo
Rigidez
Agitación
Incapacidad para cuidar de sus necesidades personales
Disminución de la sensibilidad al estímulo doloroso
Tipo paranoide:

Pensamientos delirantes de persecución o de grandiosidad
Ansiedad
Rabia
Violencia
Tendencia a refutar todo
Tipo desorganizado:

Incoherencia (no se le puede entender)
Comportamiento regresivo
Afecto plano
Delirios
Alucinaciones
Risa inapropiada
Manerismos repetitivos
Aislamiento social
Tipo indiferenciado: los pacientes pueden tener síntomas de más de un subtipo de esquizofrenia.

Tipo residual: los síntomas sobresalientes de la enfermedad han desaparecido pero aún pueden persistir ciertos rasgos, como las alucinaciones y el afecto plano.

Signos y exámenes Volver al comienzo

El diagnóstico final debe ser hecho por un psiquiatra, ya que otras enfermedades también pueden producir síntomas de psicosis. El diagnóstico se realiza con base en una extensa entrevista psiquiátrica de la persona y los miembros de la familia. En la actualidad, no existen exámenes médicos definidos para la esquizofrenia. Los siguientes factores pueden sugerir el diagnóstico pero no lo confirman:

Antecedentes del desarrollo
Antecedentes genéticos y familiares
Cambios en el nivel de funcionamiento antes de la enfermedad
Curso de la enfermedad y duración de los síntomas
Respuesta a la terapia farmacológica
La tomografía computarizada de la cabeza y otras técnicas de imagenología pueden identificar algunos cambios asociados con la esquizofrenia en la literatura de investigación y pueden descartar otros trastornos neurofisiológicos.

Tratamiento Volver al comienzo

Durante un episodio agudo de esquizofrenia, a menudo se requiere hospitalización para fomentar la seguridad del paciente y para satisfacer sus necesidades básicas, como alimentación, reposo e higiene.

Los medicamentos antipsicóticos o neurolépticos funcionan cambiando el equilibrio de químicos en el cerebro y se usan para controlar los síntomas de la enfermedad. Estos medicamentos son efectivos pero también están asociados con efectos secundarios que pueden desmotivar al paciente para tomarlos con regularidad. Sin embargo, muchos de estos efectos secundarios pueden tratarse y no deben ser motivo para evitar buscar tratamiento para este serio trastorno.

Los efectos secundarios comunes de los antipsicóticos tradicionales incluyen sedación y aumento de peso. Otros efectos secundarios se conocen como síntomas extrapiramidales (como contracciones musculares, problemas de movimiento y marcha, y sensaciones de inquietud o "aprehensión").

Los riesgos a largo plazo comprenden un trastorno de movimiento llamado discinesia tardía, la cual involucra movimientos involuntarios. Agentes más nuevos conocidos como antipsicóticos atípicos parecen tener un perfil de efectos secundarios un poco más seguro. También parecen ayudar a las personas que no se han beneficiado de los medicamentos tradicionales anteriores. Usualmente es necesario hacer un tratamiento farmacológico continuo para prevenir una reaparición de los síntomas.

Las formas de psicoterapia de apoyo y centrada en el problema pueden ser útiles para muchos individuos. Las técnicas conductistas, tales como el entrenamiento de habilidades sociales, se pueden utilizar en un escenario terapéutico o en el ambiente natural del paciente para estimular el desempeño social y ocupacional.

Las intervenciones familiares que combinan apoyo y educación acerca de la esquizofrenia (psicoeducación) parecen ayudar a las familias a enfrentar la situación y reducen las recaídas. A los pacientes que no tienen familia ni apoyo social se los puede ayudar por medio de programas intensivos de manejo de casos que hacen énfasis en un alcance activo y conexión con una variedad de servicios de apoyo comunitario.

Expectativas (pronóstico) Volver al comienzo

Existen muchos desenlaces clínicos potenciales de la esquizofrenia. La mayoría de las personas con este trastorno encuentran que sus síntomas mejoran con los medicamentos y algunas obtienen un control sustancial de los síntomas a lo largo del tiempo. Sin embargo, muchos otros experimentan discapacidad funcional y están en riesgo de episodios agudos repetitivos, particularmente durante las etapas iniciales de la enfermedad.

El apoyo en el hogar, la rehabilitación vocacional y otros programas de apoyo comunitario pueden ser esenciales para su posicionamiento en la comunidad. Las personas que sufren las formas más severas de este trastorno pueden estar demasiado discapacitadas para vivir de manera independiente, lo que requiere hogares para grupos u otros ambientes de vida estructurada a largo plazo.

Complicaciones Volver al comienzo

El incumplimiento de la terapia con medicamentos por lo general conducirá a una recaída de los síntomas.
Las enfermedades físicas se presentan en promedios elevados entre las personas con esquizofrenia debido al tratamiento psiquiátrico en sí (como efectos secundarios de los medicamentos) y a las condiciones de vida asociadas con la discapacidad crónica. Éstas pueden pasar inadvertidas debido al poco acceso al cuidado médico y debido a las dificultades para comunicarse con los médicos.
Las personas con esquizofrenia presentan un alto riesgo de desarrollar un problema de drogadicción coexistente y el consumo de alcohol u otras drogas aumenta el riesgo de recaída.
Situaciones que requieren asistencia médica Volver al comienzo

Se debe llamar al médico si la persona:

Escucha voces que le piden hacerse daño.
No es capaz de cuidarse.
Se siente desesperanzada y abrumada.
Siente que no puede salir de la casa.
Empieza a ver cosas que realmente no están allí.
Prevención Volver al comienzo

La mejor manera de prevenir las recaídas es continuar tomando los medicamentos recetados. Puesto que los efectos secundarios son una de las razones principales por las que las personas con esquizofrenia dejan de tomar los medicamentos, es muy importante encontrar los medicamentos que controlen los síntomas sin producir dichos efectos. Es necesario hablar siempre con el médico para discutir cualquier tipo de ajuste en los medicamentos o si el paciente desea suspenderlos.